domingo, 10 de octubre de 2010

El oboe

Instrumento de tubo cónico y lengüeta doble, que asume la voz de soprano o mezzo en la familia de las maderas. La familia de los oboes incorpora en ocasiones otros miembros, como el corno inglés o el oboe de amor. Es el instrumento más pequeño de lengüeta doble de la orquesta. Su particular técnica de soplo puede provocar enfermedades si no se realiza una aireación correcta de los pulmones.

Registros y Timbres


Tiene registros bastante homogéneos, con un timbre tímidamente nasal, que puede asemejarse a una gaita. Es dulce, expresivo y suele recordar a la voz femenina, como una suerte de soprano melancólica. Los sonidos más graves son rudos. Los más bellos son los medios y a medida que avanza hacia el agudo, los sonidos pierden expresión.

Historia

El actual desciende de otros instrumentos antiguos de lengüeta doble como el cromorno o la chirimía. Su sistema de llaves tuvo pocos cambios y su estructura tiene dos variantes: la italiana y la francesa, o Lorée (el más utilizado). Los oboístas suelen fabricar sus propias lengüetas para ajustarlas a su estilo personal de producción del sonido. El nombre oboe desciende del francés hautbois (madera alta).
Cromorno
Chirimía

Es ágil, pero no como las flautas o clarinetes. De sonido noble y bello, tiene algunas dificultades y limitaciones técnicas con los trinos y trémolos. Se incorpora más fácilmente a los pasajes cantables que a los de agilidad y rapidez. Permite ligar las notas sin problemas, aunque se destaca por un staccato punzante y preciso. Posibilita trémolos dentales, pero con dificultad y lentitud. Con respecto a la respiración, consume menos aire (pero a mayor presión) que las flautas y por eso permite un fraseo más prolongado y lírico.
El Sonido del oboe es penetrante y tiene una cierta calidad nasal y quejumbrosa. Los pasajes rítmicos pueden ser tocados con gran nitidez.

Las Melodías de una expresividad, casi «cantábile» son especialmente adecuadas a este instrumento: Oboe, Corno Inglés y Oboe d'amore.
El Oboe, con su estable afinación y su distintivo sonido de lengüeta, da el La al iniciar el concierto, para que los otros instrumentos puedan afinar con él.
El Corno Inglés está afinado a una quinta justa por debajo del oboe. En cuanto a la digitación, ambos instrumentos tienen básicamente la misma, la digitación para Sol en el oboe, producirá un Do (una quinta justa inferior) en el corno inglés. Así, la notación para el corno inglés está escrita una quinta justa más alta que el sonido real.


Este Corno Inglés, ni es inglés, ni es cuerno. No está claro como se llegó a formar este nombre. Una teoría es la de que el nombre es una corrupción de "cor anglé", que significa "cuerno curvado" (si se observa detalladamente el extremo superior del instrumento, se verá el tubo de metal curvado). El sonido de este instrumento no es tan penetrante como el del Oboe, pero es igual de ágil, el Corno Inglés es especialmente bello cuando toca una melodía suave y sostenida.
A principios del siglo XIX, el oboe de dos llaves podía enorgullecerse de ser, desde cien años atrás, el primer instrumento profesional de viento dentro de la categoría de la madera. En aquella época no se le reconocían más que unos pocos defectos, en 1810 se generalizó la adopción de llaves suplementarias. El resto de su construcción cambió muy poco: ancha perforación en la parte superior del cuerpo, bruscos ensanchamientos en la perforación al nivel de las junturas, y reborde tradicional en el extremo interno del pabellón. El Oboe vienés actual, de Zuleger, es el último representante del oboe "clásico".


El oboe moderno es obra de constructores parisienses, y más especialmente de la familia Triébert : en esta época se había racionalizado la perforación, introduciendo un forma enteramente cónica, y había creado, con el "sistema 4", un oboe llamado "modelo simple" que todavía se construye para los principiantes. El "sistema 5" de los Triébert (1849) permitió introducir el do y el si bemol mediante una tecla para el pulgar. El "sistema 6", llamado "modelo de Conservatorio", apareció poco después de la muerte de Fréderic Triébert, en este modelo el do y el si bemol se obtenían por medio de un anillo movido por la mano derecha. 

La última etapa en la evolución del oboe francés data de 1906, cuando Lorée, siguiendo los consejos de G. Guillet, reemplaza todos los anillos por discos. La digitación del Oboe d'amore y la del Oboe son idénticas. El oboe d'amore tiene un timbre mas suave que el de oboe y el corno inglés.


Fue usado en el período Barroco, particularmente por Johann Sebastian Bach (1685/1750). Sin embargo, ha sido usado desde el principio del siglo veinte en obras tales como las de Claude Debussy (1862/1918):




Algunas obras para oboe:

J. S. Bach: Aria del tenor en la Pasión según San Mateo.
Beethoven: Tercer entreacto de Egmont, aria de Florestan en el 2° acto de Fidelio.
Haendel: Conciertos de oboe, Dos sonatas para oboe, etc.
J. Haydn: Estaciones, recitativo y aria Nº 11.
Liszt: Segundo movimiento de la sinfonía Fausto, tema de Margarita.
Schubert: Tema del Andante de la Sinfonía en do mayor, coro de los pastores en Rosamunde.
Antonio Vivaldi (1678-1741) Doce conciertos, Opus 7 (diez son para violín, dos para oboe).
Tomaso Albinoni (1671-1751) 12 Concerti a cinque (Albinoni).
George Frideric Handel (1685-1759) El arribo de la reina de Saba, conciertos y sonatas para oboe.
Johann Sebastian Bach (1685-1750) Conciertos de Brandemburgo n.º 1 y 2, Concierto para violín y oboe
Georg Philipp Telemann (1681-1767) Conciertos y sonatas para oboe.
Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) Concerto para oboe, K. 314, Cuarteto para oboe y cuerdas, K. 370
Joseph Haydn (1732-1809) Concierto para oboe y cuerdas en do mayor.
Robert Schumann (1810-1856) Tres romanzas para oboe (o violín) y piano.
Richard Strauss (1864-1949) Concierto para oboe.
Camille Saint-Saëns (1835-1921) Sonata para oboe y piano, Op. 166 (1921).
Benjamin Britten (1913-1976) Seis metamorfosis de Ovidio, Variaciones temporales, Two Insect Pieces.
Francis Poulenc (1899-1963) Sonata para oboe y piano, Op. 185 (1962).
Luciano Berio (1925-2003) Sequenza VII.
Paul Hindemith (1895-1963) Sonata para oboe y piano.
Ígor Stravinsky (1882-1971) Pastorale (transcrita en 1933 para violín (oboe) y cuarteto de viento)
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada